jueves, 29 de septiembre de 2016

Los dulces y el pan SÍ son buenos para los niños


Al hablar de alimentos que deben ser restringidos en la alimentación de los niños, sin duda se piensa en los dulces y el pan; se presupone que deben ser eliminados por completo de la dieta, lo cual resulta complicado e innecesario ya que ambos cuentan con un valor nutricional del cual podríamos estar privándolos.

Dejar de lado el consumo de dulces y pan puede generar mayor ansiedad y provocar que se quiera consumirlos de forma indiscriminada en determinado momento, por eso es importante aprender a guiar el consumo de estos productos y reconocer el valor energético que tienen para el organismo si se ingieren de forma adecuada y balanceada.

En el caso de los dulces es mejor consumirlos de forma ordenada y eliminar el componente de castigo o premio con los que educan a niños y  niñas, desde la infancia nos enseñan que según a partir de nuestro comportamiento podemos acceder a ellos o ganarlos, situación que les otorga un prestigio inaudito que puede generar una relación emocional nociva con estos.

Debemos considerar que los carbohidratos como el azúcar son compuestos orgánicos abundantes en la naturaleza y constituyen la mayor fuente de energía.

Incluso un estudio de la Universidad Complutense de Madrid en España señala que la inclusión del pan en la dieta da lugar a una mayor sensación de saciedad después de comer, mejora el perfil calórico e incluso observaron que las mujeres que lo consumen redujeron significativamente el peso, el porcentaje de grasa y la circunferencia de cintura pero mantuvieron la masa muscular.

Según la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA) los carbohidratos de alimentos con alto contenido en almidón como la papa o la pasta y los carbohidratos simples como el azúcar deben encontrarse entre el 45 y el 60 por ciento del total de la energía consumida tanto para adultos como para niños.

No perdamos de vista que el azúcar, producto base de los dulces tiene un origen natural el cual se extrae de vegetales como la caña de donde se obtiene en gran escala.

En cuanto al pan, las autoridades sanitarias de la Secretaría de Salud de México han hecho hincapié a  la población en llevar a cabo una alimentación completa al seguir “el plato del buen comer” el cual incluye carbohidratos, lípidos, proteínas, vitaminas y minerales con porciones adecuadas, con alimentos de cada grupo en cada comida y en el cual se incluye desde luego al pan.

En el caso de niños y niñas el consumo del pan integral les puede aportar vitaminas, minerales, hierro y fibra porque este alimento se encuentra en estado natural y por lo tanto conserva sus características nutricionales de origen.

Los estudios recientes demuestran que los dulces y el pan son alimentos que deben ser consumidos por niños y niñas solo que se deben hacerlo de forma balanceada, de preferencia en horarios que permitan dar la suficiente energía para el resto del día y con ello tener una clave importante para una vida sana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario