lunes, 3 de octubre de 2016

Nutritivo, saludable y muy rico, conoce la historia del pan


Dulce, salado, blanco, integral, multigrano… el pan nos acompaña todos los días en nuestra alimentación brindándonos nutrición y sabor. Para acompañarnos en nuestra mesa ha recorrido una larga historia; hoy te la contaremos:

La palabra pan proviene del latín panis que significa “alimento de masa horneada” y su historia se remonta a más de 30,000 años, de acuerdo a los hallazgos arqueológicos de harina más antiguos encontrados en Europa. Se cree que esta harina fue procesada para producir un pan sin levadura; y por ello se considera el alimento preparado más antiguo.

Hace alrededor de 10,000 años se estableció la agricultura y se volvió el método principal de subsistencia al domesticarse cultivos como el trigo y el centeno.  Esto no solo permitió que el consumo de pan se extendiera por Europa, África del norte y la India; sino que  marcó un importante giro en la historia del ser humano permitiendo el crecimiento de las poblaciones y su establecimiento, derivando en la creación y evolución de sociedades complejas.

Desde entonces y hasta nuestros días, el pan es un alimento básico de la dieta tradicional de todo el mundo. A lo largo de la historia ha adquirido una connotación social y emocional más allá de su valor nutricional, ya que forma parte de la cultura popular e incluso tiene un papel importante en rituales religiosos. Su papel es tan importante en la dieta del mundo que se han desarrollado productos similares para aquellas personas que por cuestiones de salud deben restringir su consumo.

A principios del siglo XX  las amas de casa se quejaban de lo difícil que les resultaba partir las barras de pan, por lo que el Sr. Otto Frederick Rohwedder en Iowa, Estados Unidos se dio a la tarea de crear una máquina con la que pudiera vender el pan ya rebanado. Después de que su primera creación fuera destruida por un incendio, en 1927 crea la primera máquina cortadora de pan de caja que después de un difícil inicio provocaría la revolución en la industria panadera del país y del mundo.

A partir de este momento, el pan de molde o de caja se convirtió en un alimento que las amas de casa agradecieron enormemente ya que cada día estaban más ocupadas y éste les permitía elaborar desayunos o meriendas ricas y nutritivas muy rápidamente.

En 1945 buscando que este beneficio estuviera disponible para las familias mexicanas llega a las tiendas de la Ciudad de México el Súper Pan Bimbo. Además de ser novedoso, sabroso, nutritivo y práctico, al estar envuelto en celofán se mantenía higiénico y fresco por más tiempo.

El Súper Pan Bimbo fue una novedad en la industria panadera de nuestro país y conquistó rápidamente el gusto de los mexicanos y se hizo indispensable en los hogares del país hasta nuestros días; prueba de ello es que en México y en otros países Bimbo se convirtió en el nombre genérico del pan de caja.  A partir de entonces, la familia de panes de caja y productos Bimbo no solo se ha diversificado respondiendo a los gustos y necesidades  sino que podemos disfrutar de sus bondades en más de 22 países de América, Asia y Europa.

El pan presente en la historia, en nuestra historia y en nuestra mesa desde tiempos remotos nos ofrece sabor, nutrición y mucho más. Nos acompaña desde entonces en nuestro día a día, y es invitado esencial en todas nuestras celebraciones. Su importancia y presencia en nuestra vida se puede ver en dichos populares, refranes, y hasta en la palabras con significado importante como la palabra “compañía o compañero” que provienen del latín “comedere” y “panis” que significan “comer del mismo pan”.

 ¡Disfrutémoslo siempre!


No hay comentarios:

Publicar un comentario